Vamos a empezar el reto despejando todas las superficies de la cocina: encimera, fregadero, mesa, suelo y puerta del frigorífico.

 

 

Hay expertos que dicen que es mejor empezar organizando de dentro para fuera. Es decir, primero los cajones, armarios… todo aquello que está oculto, para después ponernos con las superficies.

El motivo que dan es que si empiezas despejando lo de fuera, corres el riesgo de hacerlo acumulando los trastos en un armario o cajón, con lo cual sólo estarías moviendo las cosas de un sitio a otro, sin realmente avanzar.

 

Yo soy de la opinión contraria.

Necesito motivación para continuar los proyectos que empiezo, y si me pego la paliza organizando algo que no veo, sé que voy a abandonar pronto la tarea.

En cambio, si organizo y limpio primero lo que sí veo a diario, mi esfuerzo tendrá un resultado positivo inmediato que podré disfrutar desde el primer día.

Además creo que, después de experimentar lo que puede ser nuestra cocina sin trastos por el medio, no volveremos a acumularlos.

 

 

La importancia de tener las superficies despejadas

Hay dos motivos principales por los cuales es importante tener las encimeras de la cocina lo más despejadas posibles.

En primer lugar, tenemos una razón práctica: necesitamos espacio para poder cocinar cómodamente.

El segundo motivo, es psicológico. La visión de un espacio despejado, en lugar de lleno de cosas, hará que automáticamente nos sintamos bien y en calma cuando entramos en la habitación.

 

Así que vamos a empezar y, en primer lugar, quitemos todo lo que tenemos en las encimeras, mesas, suelo… que no está relacionado con la cocina: papeles y cartas que hemos dejado allí al entrar en casa, juguetitos que se acumulan por todos los lados, gomas del pelo, lápices…

Esta es la parte fácil, porque todas estas cosas tienen otro sitio en el que es más lógico guardarlas.

 

Y una vez que hemos acabado, atacaremos la tarea más difícil, organizar las cosas que están por el medio pero que sí están relacionadas con la cocina: pequeños útiles y electrodomésticos, botellas de aceite, vino, condimentos…

Para cada una de estas cosas plantéate dos preguntas:

  1. ¿Es algo que necesitas y usas?
  2. ¿Con qué frecuencia lo usas?

 

Deshazte de al menos 10 cosas

Cuando la respuesta a la primera pregunta sea negativa, la cosa en cuestión tiene que salir de casa.

La puedes vender, regalar, donar o tirar, ¡pero no la guardes!

Tampoco tienes que guardar las cosas que sean

  • demasiado viejas
  • estén rotas
  • las tengas por duplicado

 

Ponte como objetivo deshacerte de 10 cosas de la cocina. Si esto lo hacemos a lo largo de las 36 semanas del reto en cada una de las habitaciones que vayamos organizando, al final tendremos 360 cosas menos en casa que no necesitábamos!

 

Coloca el resto

Las cosas que han pasado el filtro anterior habrá que guardarlas en un sitio u otro en función de su frecuencia de uso.

 

Si es algo que usas a diario y tienes espacio, puedes mantenerlo a la vista. Queremos la cocina despejada, pero también que sea cómoda, y no es práctico estar sacando todas las mañanas la cafetera o el tostador si tenemos hueco para dejarlo cómodamente encima.

Si tienes una cocina grande, quizá puedas dejar lo que uses semanalmente.

Pero no más. Cualquier cosa que no vayas a usar al menos una vez a la semana está mejor guardada en un armario o cajón. O incluso en el trastero si es algo que sólo usas una vez al año!

 

La regla principal a recordar cuando estemos organizando es que cuanto más frecuentemente uses algo, más fácil tiene que ser poder llegar hasta él. Lo contrario también es cierto, así que lo que uses con muy poca frecuencia, que no ocupe algún sitio principal en tu zona de almacenaje.

 

Aprovecha para limpiar

Una vez que tengas las superficies libres de trastos, aprovecha para limpiar en profundidad las encimeras, mesas y suelo. ¡Ya verás como es mucho más fácil que antes!

Y no te olvides de mantener el fregadero sin platos sucios la mayor parte del tiempo. Si está hasta arriba, no habrá forma de disfrutar del espacio despejado que hemos conseguido.

Así que, al menos antes de irte a la cama, asegúrate de que no quedan platos sucios en el fregadero y que todas las superficies quedan relucientes.

¡Cuando entres en la cocina a desayunar por la mañana lo agradecerás! Y ya verás como empiezas el día de mucho mejor humor

 

Dedica sólo 15 minutos al día

Nuestra casa no se desorganizó en un día. Así que no podemos plantearnos organizarla en una sentada.

Tenemos un montón de cosas que hacer y con las que disfrutar, así que vamos a dedicar a estos retos semanales que voy a ir planteando solamente 10-15 minutos cada día y con eso será suficiente para ir avanzando. Eso sí, ¡tenemos que hacerlo todos los días!.

Así que ponte el temporizador, ve a la cocina y ¡empieza!

Y cuando finalice el tiempo, a otra cosa mariposa. Ya seguirás mañana. Si te saturas será más fácil que abandones.

 


Me encantaría saber que tal te ha ido esta semana despejando la cocina y si tienes algún truco o idea que podamos aprovechar todos.

 

El próximo domingo publicaré algunas fotos del antes y después de mi cocina.

Si quieres compartir las tuyas, mándamelas a reto36s@tuchaycia.com y las añadiré también!

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Reto36s. Semana 1: Despejamos la cocina
¿Te ha gustado? Compártelo: Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

5 thoughts on “Reto36s. Semana 1: Despejamos la cocina

  • 13/03/2017 a las 15:43
    Enlace permanente

    Uy lo de las fotos me va a dar un poco de vergüenza, pero si al final las hago, te las mando… un saludo 😉

    Responder
    • 14/03/2017 a las 23:07
      Enlace permanente

      Puedes mandar foto sólo del después, para que te demos la enhorabuena por lo bien que te ha quedado 😉

      Responder
  • 13/03/2017 a las 23:47
    Enlace permanente

    Me estaba planteando la necesidad de organizar el caos de mi casa, y mira que casualidad llego aquí !
    La idea es muy interesante y me apunto.
    En mi caso, entre horarios estresantes y llegar agotada, voy dejando todo por medio, lo reconozco y necesito salir de éste círculo vicioso: llego agotada, no, hoy no puedo lo dejo para mañana y así….

    Responder
    • 14/03/2017 a las 23:16
      Enlace permanente

      Ya, es que tendemos a abarcar demasiadas cosas, y así nos va, que llegamos con la lengua fuera y agotadas al final del día.
      Yo a veces los 15 minutos diarios los divido en 3 periodos de 5 minutos. Lo bueno es que, aunque a poquitos, veo que voy avanzando y eso me anima 🙂
      Hace poco he leído un truco (creo que fue en el blog Sencillez Plena, de Lucía Terol) que me está ayudando a no procrastinar, que yo también soy muy dada:
      Así que, cuando vayas a dejar el jersey tirado en la silla al llegar a casa, piensa que tardas solo 10 segundos en dejarlo doblado en el armario 😉

      Responder
  • 29/05/2017 a las 07:36
    Enlace permanente

    me ajudeeem, toda vez que eu vou fazer comentarios nos status de outros ou publicar no mural, esta dando acesso limitado aparece a seguinte mensagem, Por motivos de segurança, sua conta possui acesso limitado ao site por alguns dias. Se você tiver alguma pergunta, entre em contato com Help Center.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *