El reto de hoy no sabía muy bien como titularlo…

Si lees blogs en inglés, posiblemente habrás oído hablar de la laundry room, pero aquí en España, seguramente por falta de espacio, no solemos tener una habitación dedicada al lavado y planchado de la ropa, sino que dedicamos varias zonas de la casa a estos menesteres.

Pero bueno, el objetivo de esta semana es despejar y organizar todas estas zonas, para que así la tarea de la colada nos sea más fácil y cómoda.

 

Es muy difícil establecer unas pautas concretas para este reto, porque hay prácticamente tantos modelos de casas como de familias, pero, de forma general, se pueden seguir las siguientes pautas:

  1. Piensa en qué zonas dedicas a almacenar y realizar tareas relacionadas con la colada. Revísalas y elimina todos los trastos que hayas almacenado en ellas.
    Por ejemplo, yo tengo un mini tendedero en el que está la lavadora, pero allí también guardo el escobón, la fregona y voy echando un montón de cosas que no sé donde meter…
    Toda esa basurilla que he ido acumulando ¡fuera!
  2. Ahora que has hecho espacio, intenta optimizar estas zonas.
    Por ejemplo, es más práctico, siempre que tengas hueco, el guardar la tabla y la plancha en la habitación que dediques a planchar, o la bolsa de las pinzas al lado del tendedero.
  3. Limpia y ordena, y establece un plan para que se mantengan siempre así.
    Por ejemplo, cada día que pongas la lavadora, pasar un trapo por su superficie y coloca rápidamente la zona.

 

Un par de trucos extra

Revisa todos los productos de lavado, quitamanchas, planchado… que tienes. ¡Puede que te sorprendas!

Yo he contado hasta 5 envases de quitamanchas de distintos tipos, que además me olvido de usar la inmensa mayoría de las veces…

Y además he descubierto (¡y comprobado!) recientemente que con un buen detergente no necesito nada más.

Así que, aunque tirarlos no los voy a tirar, voy a ir usando y no reemplanzando todos ellos, y despejando así poco a poco la zona de lavado.

 

Y para terminar, voy a buscar una cesta o bolsa para almacenar, en el tendedero mismo, todos aquellos calcetines que, misteriosamente, se han ido quedando desparejados.

Así será más fácil que en algún momento consiga emparejarlos nuevamente y además no me embarullarán el cajón de los calcetines.

Si, en un plazo razonable de 3 ó 4 meses no aparece su compañero, podré darlos por perdidos y tirarlos o dedicarlos a otra cosa.

 

Desarrollo de hábitos

La ropa fuera de su sitio contribuye en gran medida al desorden de una casa: el abrigo que dejamos tirado en la entrada al llegar por la tarde, la ropa que nos quitamos por la noche y que queda sobre una silla o en el suelo, la ropa sucia que dejamos olvidada en el cuarto de baño después de ducharnos, la ropa limpia que queda sobre el sofá a la espera de ser doblada y guardada…

Por eso, vamos a tratar de desarrollar un hábito cada semana para ocuparnos de cada una de estas situaciones.

De la ropa limpia ya nos encargamos la semana pasada (aunque tenemos que continuar haciéndolo, claro!)

El hábito que vamos a iniciar esta semana es el asegurarnos de que todas las noches toda la ropa sucia queda en el (único) lugar que hemos elegido para almacenarla hasta que llegue el día de poner la lavadora.

 

Y por hoy nada más.

La semana que viene sí o sí, me pongo con el armario, que no puedo retrasar mucho más el cambio de ropa!

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Reto 36s. Semana 6: Zona de lavado y planchado
¿Te ha gustado? Compártelo: Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *